La navegación en estado puro

solicitud de contratación

MANTENIMIENTO

Independientemente que vivamos en un clima tan benigno como el que disfrutamos en España, y aunque la mayoría de barcos pasen el invierno a flote, es muy importante que una vez pasado el Verano, le dediquemos un tiempo al mantenimiento y conservación de nuestras embarcaciones. Entonces aprovecharemos para hacer una revisión general del barco, incluido casco, barnices, sistema de refrigeración, aceites de motor, filtros de agua y gasoil, aceite del inversor, instalación eléctrica etc. Habitualmente las embarcaciones pequeñas, propulsadas con motores fueraborda o dentro fueraborda, suelen ser sacadas del agua al finalizar la temporada e invernadas en tierra. Esto facilita algunas de las operaciones a realizar en el barco. Recordemos que el motor se refrigera por agua y que en caso de que debamos trabajar con el motor en marcha deberemos instalarlo en un banco de pruebas, contenedor, algunas veces se utiliza un bidón de 200 lt. o suministrarle agua con una manguera, y con el motor en marcha durante media hora al menos para limpiar el circuito de refrigeración eliminando las capas de cloruro sódico y restos adheridos a las paredes del circuito.

Tener el barco en una nave o en tierra permite también, limpiar el casco y verificar el estado de todos sus apéndices, como las transmisiones, ejes, hélices, timones, correderas, pasa-cascos. Hay que hacer hincapié en el estado de los ánodos auto sacrificantes de zinc que se instalan en todos los elementos metálicos sumergidos para protegerlos de la corrosión galvánica. Los ánodos deben ser sustituidos antes de que su desgaste los haya reducido un 50 % de su tamaño original.

Al tener un precio económico, su sustitución nos puede evitar importantes averías, por ello, que en caso de duda, póngalos nuevos.

Pero atención, si tienen que pintarle el casco, aplicar pintura antialgas y para evitar caracolillos, o cualquier otra operación semejante, espere a cambiar los ánodos después de pintar. No todos sabemos que los ánodos pierden su eficacia totalmente si se pintan y no sería extraño que les dieran un par de capas de pintura en el varadero con toda la buena intención. No sería la primera vez que se pinta un casco antes de limpiarlo.

No todos los ánodos están en el exterior del barco, algunos están en el interior del motor, para evitar la corrosión producida por el agua de la refrigeración. También estos deben sustituirse.

Es muy conveniente una vez al año, desmontar el avispero del intercambiador de calor y limpiarlo en profundidad, si no sabemos como hacerlo, lo mejor, llevarlo a una casa de reparación y limpieza de radiadores, quedará nuevo y evitaremos darle un calentón al motor, con todo lo que conlleva.